Actualmente en la sociedad de la imagen y la comunicación, donde está conectado, hay que tener muy en cuenta la importancia de asociar marcas personales y empresariales.

Esta asociación conlleva una mejor percepción, en general, de ambas marcas.

La marca personal.

La marca personal es un fenómeno que ha crecido mucho en los últimos años.

La exposición personal en internet, en páginas web, redes sociales y en eventos, ha hecho que ningún profesional esté ya exento de cuidarla. Es un término que está de moda, pero que ha venido para quedarse, cualquier persona puede poner su nombre en buscadores y seguro que ya aparecen datos o fotografías suyas.

Esta marca ya acompañará a la persona el resto de su vida, y además se puede decir que hoy en día tiene mucho más valor que el currículum personal, dado que cualquier usuario puede consultar en un click todos los datos de una persona y hacerse una idea viendo su marca personal en internet.

La marca personal, si está bien cuidada generará un valor añadido para aumentar las cifras de negocio y de contactos. Crear una buena marca personal también conlleva cuidarla en el tiempo, no basta solo con ponerla bien en internet, hay que hacer una labor continua de revisión y mejora. Para ello, hay que crear la marca en relación con el entorno empresarial con el queremos que se nos asocie.

Si has creado una marca personal con calidad generarás mayor fidelidad y confianza en tu entorno empresarial. Y esto es muy importante en internet, donde percibimos esta confianza a través de lo que vemos en la pantalla, sin tener delante a la otra persona, por lo que lo que consigas generar con tu marca personal será muy importante para una primera impresión.

Puedes crear una marca personal pasiva o activa, no es obligatorio tener que estar invirtiendo tiempo en publicar contenidos, todo depende de a que nivel de compromiso quieres llegar con tus posibles seguidores. Pero sí es importante generar una marca visible en diferentes espacios web como, por ejemplo,  tener tu propia web y tu perfil en Linkedin, y que éste salga el primero en los buscadores cuando busquen tu nombre.

La marca de la empresa

Igual que hemos comentado la importancia de la marca personal, actualmente también hay que cuidar con mucha atención la marca de la empresa.

Antes de la era de internet la influencia de la marca podía generarse con campañas de publicidad en medios, y generando una opinión unidireccional, pero la llegado del prosumidor ha cambiado todo este panorama.

Nuestra marca de empresa ya no depende de como la queramos reflejar en el mercado, pues nuestros clientes, consumidores, empleados y socios, generan ya día a día otros valores de nuestra marca, que si no sabemos cuidar o proteger, pueden llegar a desvirtuar este valor y generar una imagen muy distinta de la real.

Es por ello que es muy importante cuidar la imagen de la empresa, igual que decíamos de la marca personal, y para ello hay que crear espacios en internet donde se genere una confianza hacia nuestros productos o servicios y mantener una cierta actividad que permita a los otros usuarios estar al día de lo que ocurre en el entorno de la empresa y su marca.

En el caso de una marca de empresa hay que definir muy bien qué valores se quieren destacar y a través de qué medios se va a trabajar con ellos.

 

La importancia de asociar marcas personales y empresariales

El punto importante es que ambas marcas ya no pueden estar disociadas, ya se encuentran vinculadas por la red, y por eso es importante poder asociarlas bien y dentro de un entorno del mismo nivel.

Cuando una persona busca una marca también quiere ver que personas hay detrás, y al revés, cuando busca a una persona, quiere ver en qué empresa trabaja y qué marca defiende. Es por esto, que es muy importante dotar a ambas de una calidad igual y de un entorno equiparable.

Si se cuida mucho una marca personal pero no la empresarial o viceversa, al final lo que se conseguirá será un efecto negativo para ambas. Es por ello que ambas deben nacer y crecer en paralelo.

Unir además a ambas marcas otras con calidad hará que estas aumenten de forma exponencial.

 

Sumar marcas externas

Si además de cuidar estas marcas añadimos otras a nuestro entorno, conseguimos mejorar el valor que generamos.

Un claro ejemplo es participar y estar ubicados en un centro de negocios cinco estrellas, como lo es trbc.es, dado que sumamos a nuestra imagen la de un espacio de esta categoría y mostramos a nuestros clientes, consumidores, usuarios y empleados,  los valores que también transmite el centro de negocios.

Es por ello que muchas marcas buscan actualmente que se le asocien con otras del mismo nivel y calidad, para que el trabajo que han desarrollado cuidando su marca personal y empresarial no se vea luego disminuida por otros entornos.